domingo, 20 de agosto de 2017

Mis poemas: Tristeza

Foto de Aaron D. Feen

Tristeza

no dejes el cuidado de gobernar tu corazón a esas ternuras pariente del otoño
de las que prestan su placida apariencia y su afable agonía.
René Char

es la corriente subterránea
luchando
ante el vertiginoso oleaje
del día a día

irrumpe con la fuerza
constante de su flujo
y paraliza

es un punto ámbar
se escabulle
tras el semáforo inerte

invade con su lluvia
tu intemperie

es el espasmo
abrupto que convulsiona
la aureola de tu sombra
enreda con sus largos filamentos
y enmaraña tus intentos

es el desorden
que te aborda lentamente

y en un cerrar de ojos
eclipsa el cristal
de tus sentidos

es el corto circuito
que enajena tus constantes
con la humareda
de su fuego

es el segundo
prolongado
irrumpe en tus grietas
con su vibración atípica

te inunda
con su ecléctica corriente
ralentizando los acordes
de tu aliento

se regocija
en su círculo concéntrico
con su carcajada
más intensa

estrangula tus entrañas
con la confusión
de su núcleo inerte

es una muralla
de paredes inalcanzables
altera el eje
que rige
tu equilibrio

te desborda
con sus giros
inexactos

es el desamparo
surge
de tu propia oscuridad
eleva los decibelios
que mutilan el enlace
con los otros

cortan el flujo
que construye
y conmueve

enajenada con el flujo
purulento
de su ojo seco

luego del espasmo
derramada la lluvia
sobreviene la calma

el aire circula
templando los ejes
de tu espíritu

se levantan
los escombros

un suspiro prolongado
emerge
con la calma

poco a poco
resurges de tus nudos

inhalas el aire
que oxigena los asteriscos
de tu caos

cicatrizas cada grieta
con intentos

te meces en la levedad
de su aliento
y sintonizas tus silencios
con los otros

  
Mis poemas: María Germaná Matta

6 comentarios:

Graciela dijo...

muy lindo María, muy atinado, cómo de quien conoce la tristeza

María Germaná dijo...

Gracias Graciela. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Mi querida Maria, qué lindo y qué bueno es leerte...Toda la poesía conduce al alma de quien la escribe y a la de quien la lee. Y en el medio de esos dos caminos uno siempre encuentra una profunda conexión.
La tristeza y en cierta forma la búsqueda de sentido, dan paso a cada uno de tus versos.
Gracias por compartirlos. Siempre te recuerdo con inmenso afecto.
Un enorme abrazo
Hilda D.

María Germaná dijo...

Querida Hilda, qué sorpresa tan agradable verte por aquí. Gracias por leer y comentar este poema. También te recuerdo con mucho cariño y amistad.
Otro abrazo inmenso para ti

María

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

emotiva ,sentida y viva tristeza dentro de tus venas Maria es un vigia a batir para que nuestro corazon vuelva a latir ,me encanto leerte . jr.

María Germaná dijo...

Agradecida José Ramón. Un abrazo